Reflexiones acerca de la calificacion energética de edificios existentes

Medir la eficiencia energética de los edificios permite conocer mejor el alcance de su impacto ambiental y es por tanto la primera herramienta para reducirlo. El actual espectáculo en torno a la certificación energética de edificios plantea varias cuestiones preocupantes, y trataremos a continuación de abordar algunas de ellas.

Algo conviene revisar cuando un cálculo teórico difiere del comportamiento real. La lógica nos lleva a comparar las emisiones que aparecen en la etiqueta “50Kg CO2eq” con las que salen cada día por la chimenea de casa, siendo dos datos con un factor fundamental que los diferencia: el usuario. De esta manera, es muy fácil confundir consumos energéticos con demandas, o atribuir periodos de amortización disparatados para determinadas actuaciones de rehabilitación. La demanda es aquella energía necesaria para mantener unas condiciones de confort dadas, calculada bajo unos parámetros de uso estándares. Por ejemplo, una vivienda vacía en un edificio multifamiliar en Madrid puede tener una demanda de calefacción de 100 Kwh/m2, con sus emisiones asociadas, aunque por el hecho de estar vacía estas no se hayan producido nunca, y por tanto no exista consumo real,  igual que sucede en una vivienda en la que no se utiliza ningún equipo para calefactar.

Al comparar con vecinos y conocidos, y la lógica lleva también a pensar que una “B” en la calificación de un edificio multifamiliar que se define a partir de una escala en Kg de CO2, significa lo mismo que la misma calificación “B” en un chalet de la sierra, o que se trata de la misma cantidad de emisiones en León, Castellón o en Noruega. No es asi. La escala de la etiqueta es relativa al tipo de uso, la tipología edificatoria o el clima. Así, la referencia en esta escala para un edificio unifamiliar en Madrid es distinta que la de una multifamiliar, y si de nuevo se compara con datos de consumos reales, en uno de los últimos estudios del IDAE (Spahousec) se muestra cómo en viviendas unifamiliares el consumo dobla al de viviendas multifamiliares, sobre el que cabe señalar otro detalle importante, ya que en este estudio el consumo viene dado por vivienda, no por metro cuadrado ni por habitante.spahouse

Fig. Consumo energético unitario según tipo de vivienda. Fuente: IDAE. Informe final proyecto Sech-Spahousec, 2011

La huella de carbono se suele medir relacionada con al responsable de sus emisiones, y asi sucede por ejemplo con las emisiones de gases de efecto invernadero declaradas por países. La cantidad de emisiones por persona nos da otro tipo de información, quizás más democrática, con la cual cada habitante se echa en la mochila, por ejemplo, un poquito de las emisiones de las industrias o actividades instaladas en su país. Con el consumo responsable es el propio comprador el que desecha los productos más sucios, haciéndose responsable o participando en la medida de sus posibilidades de la evolución del Mercado. Es en este contexto en el que aparece el etiquetado ambiental, con la información necesaria para tomar una decisión informada.

Resulta imposible por el precio por el que se está ofreciendo la certificación, que la empresa que la realiza ofrezca un informe más o menos fiel de su comportamiento energético, sin inspecciones in situ o detalles particulares del propio edificio, y aún más imposible es en esas condiciones es obtener una buena calificación.

El propietario se encuentra con la obligatoriedad de pagar un certificado que probablemente señale la mala calidad de su vivienda, emitido por defecto atendiendo quizás al año de construcción, que no ofrece esa información necesaria para conocer y aprovechar mejor el edificio, anulando así una herramienta que podría haber sido de gran utilidad, y generando una base de datos de edificios que ya existe de partida, con unas posibles soluciones ya dadas por defecto, poco adaptadas a las particularidades de cada edificio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s